alvarosialercuevas.com
El palindromista impaciente
—Hoy no, amor: mañana. —¿Mañana? ¡Ñam!