alvarosialercuevas.com
Si el trabajo dignifica al hombre, los desvalidos serían indignos. También los soñadores.