adriangastonfares.com
Los encantados
Le serví el té a la señora con una tarta de manzana espolvoreada con canela. —Nena, estás preciosa hoy ¿Te das cuenta el color de piel que tenés? Fijáte. Sacó un espejo. Mi piel estaba bastante bie…