adriangastonfares.com
El joven pálido 17
El amancebador. Déjame, corazón de las horas perdidas. Lánzate al viento, capataz de las luciérnagas, y aléjate del río de las sensaciones, donde duermen los maestros. Cede la bronca a las esclavas…