acervo.es
Una tarde junto al “sempre vamos”
Ella se acercaba para rellenar de sal y mimo extremo las imperfecciones de su piel rugosa. Él la aguardaba, con la respiración en huelga de histeria.
IgnorantWalking