abrazoinfinito.wordpress.com
Un chai… ellos, yo.
Me desperté a las seis; poco dormí, sacando cuentas. Anoche, la cena a la luz de las velas que iluminan toda la costa no tuvo desperdicio. ¡Qué curva del destino habernos encontrado con Pía! Hablar…