abismosliterarios.wordpress.com
Cuarto del niño (interior)
Te acercas a la rendija y, sin saber muy bien por qué, abres el tarro que llevas contigo. Algo en tu cabeza parece actuar automáticamente, haciéndote coger el par de ojos con una mano. Puedes notar…