y-realidades.com
Día azul - Y realidades
El terreno era llano. La pradera estaba parcialmente ocupada por un lago que se extendía a los pies de un chiquillo humano. Desde donde estaba, el contemplador solo veía una ligera parte del agua, pero daba la impresión de ser un lago muy grande. Tenía la forma de dos trapecios regulares unidos por un estrecho de tierra que no llegaba a tocarse; aunque no podía aseverar esa imagen desde su posición. La superficie del agua era lisa y tranquila, reflejaba la luz del intenso sol, mezclando el fulgor amarillo con el azul suave que ella misma poseía. La orilla estaba poblada por infinidad de hierbas de tallo mediano; al chiquillo tan solo le cubrían los pies, pero en el lado derecho e izquierdo de la laguna la maleza era más alta y se arremolinaba sobre las raíces de los árboles y lamía sus troncos. Las hojas de los robles y castaños que ocupaban los cabos del estrecho lucían una amplia gama de colores. De un pardo muy rojizo a un amarillo apagado, desprendían una presencia mate, como si trataran de desafiar al sol rechazando su brillo. Ocultos entre los hierbajos, se disponían por toda la llanura algunas alimañas. Pudo distinguir…