vidareligiosa.es
Los institutos religiosos no somos una empresa (y 2) - La gran olvidada
No somos una empresa pero lo parecemos. Aunque sólo sea por número de empleados y por estructura económica. Y convendría que aprendiésemos de ellas.