seyta.org
Pensar la sátira - SEyTA
Resulta triste que sea un hecho no deseable el que recupere una reflexión y una discusión clásica: la de la conveniencia, carácter y límites de lo satírico; sus relaciones con lo artístico y lo moral; su familiaridad con la ironía y la parodia. Como el arte, la sátira es asimilada en la cultura occidental contemporánea como síntoma de la libertad, de ahí que la idea de libertad sea lo que realmente se discute. Pero, esa libertad, ¿se puede disputar? Proponemos una serie de ideas, entresacadas de algunos textos elocuentes, para fomentar el pensamiento, frente a todos los discursos repetidos y frente a todas las voces amordazadas. Uno. La sátira como confrontación entre lo ideal y la realidad. «Renunciando al análisis de la poesía ingenua, que se resiste a él por su carácter impersonal y en cierta manera instintivo, Schiller distingue dos modos principales de poesía sentimental, según que predomina lo real sobre lo ideal, o lo ideal sobre lo real. Al primero llama modo satírico; al segundo modo elegiaco. El poeta es satírico cuando considera lo real como objeto de aversión y disgusto, cuando pone de manifiesto el contraste entre la realidad y la idea. Y aun esto puede hacerlo …