seattleescribe.org
Tentaciones a la hora de la siesta/ Veronica Luongo - Seattle Escribe
Los adultos se han ido de compras a la ciudad. Los menores de seis años debemos quedarnos en la estancia. Eso nos deja solamente a Felipe y a mí con la cocinera y algún otro trabajador. Las instrucciones son claras: obedecer a los mayores y dormir la siesta. Yo me levanto y deambulo por la …