seattleescribe.org
La fuerza de la sangre/ Ana Hontanilla - Seattle Escribe
La fuerza de la sangre Tendrás que regresar a casa. Metida en el retrete guarreas el suelo, el asiento y la taza del váter. El olor a menstruación se mezcla con el de orín y amoníaco. Nunca antes has sangrado coágulos como puños. ¿Ves? Y ahora ¿qué? Recoges el grumo de sangre que al bajarte …