ruralandpersonal.com
Viajar a un pueblo, a una aldea
Cuando uno lee acerca de, escucha sobre o se propone conocer un pueblo, una pequeña aldea, un lugar más o menos recóndito, es inevitable que se le vengan a la cabeza ciertas imágenes pre-establecidas, recuerdos difusos o precisos de la niñez, aromas inconfundibles vinculados a los usos y oficios de antaño, conversaciones a la luz