qaplann.com
El festín del Diablo
Dejaste que el Diablo me comiera, que me devorara por dentro, no tenías aún la fuerza para detenerlo, pero quizá no la habrías tenido jamás, nunca jamás. Y el Diablo me comió con sus mil boc…