material-ligero.cl
Ese lugar donde nunca sale el sol
El fin de semana vi El Club y salí del cine con la sensación de haber visto algo especialmente abyecto. Estamos tan acostumbrados a ver la violencia convertida en un espectáculo vacío que resulta perturbador cuando su representación es mucho más que eso, cuando es —como en esta película de Pablo Larraín— una tensión subterránea y permanente que opera escondida bajo una normalidad impostada.