marielademarchi.it
La insoportable levedad del domingo
Nos arrastramos delicadamente de un encuentro a otro, nos mecemos en una tibia hamaca familiar que abraza y sofoca. Las niñas juegan, los abuelos juegan.