latiradera.es
¡Quique, quédate!
Si algo define a los entrenadores es su provisionalidad, su carácter efímero. En tres semanas pueden pasar de la gloria al infierno y ser despedidos de su puesto de trabajo. Casi siempre, pocos dí…