laramblanoticias.com
Homenaje sentido de Montilla al «infatigable sembrador de virtudes evangélicas“
Montilla se engalanó en la mañana del sábado, 6 de abril, para acoger la apertura del nuevo Año jubilar de San Juan de Ávila con motivo de la celebración del 450 aniversario de la muerte del Maestro. Un Año Jubilar que se extenderá hasta el 31 de mayo de 2020, fecha que coincide con el 50 aniversario de la canonización de este santo, Doctor de la Iglesia Universal. Acompañado por el Cardenal Beniamino Stella, Prefecto de la Congregación para el Clero, Mons. Demetrio Fernández se trasladó hasta Montilla para presidir la apertura de la Puerta Santa ante una gran multitud de fieles, dando así comienzo a un año de “gracia especial” donde podrán alcanzar el jubileo todos los fieles que lo deseen. “Hijo adoptivo” de Montilla La jornada estuvo marcada por dos momentos. El primero de ellos, en la parroquia de Santiago Apóstol, donde se declaró al patrono del clero secular español “Hijo adoptivo” de la ciudad de Montilla. Con la lectura del acta oficial por el que el Ayuntamiento de Montilla declara a San Juan de Ávila Hijo Adoptivo de Montilla, el alcalde la ciudad, Rafael Llamas afirmó que «hoy es un día importante para Montilla por el inicio de este Año jubilar de San Juan de Ávila“ y mostró su admiración porque alguien que murió hace 450 años sigue «proyectando nuestro futuro con proyectos tan ilusionantes como Vitis Dei». En el mismo acto, celebrado en la parroquia de Santiago Apóstol, tomó la palabra el Cardenal Stella para anunciar que en las últimas horas había comunicado al Papa Francisco su participación en el inicio de este Año jubilar montillano. El Prefecto para la Congregación del Clero destacó estar emocionado ante el acto ciudadano de reconocimiento a San Juan de Ávila y aseguró que al igual que queda representado en un holograma el milagro de la reconciliación de dos montillanos por intercesión de San Juan de Ávila, debemos mirar a los Santos porque «sanan y curan los corazones». Por su parte, el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, agradeció al Ayuntamiento su sensibilidad «cultural y social» ante la figura del Maestro, que desde este 6 de abril hace que «Montilla se vista de San Juan de Ávila» por un año jubilar que superará la expectativas de peregrinos de 2012. Asimismo, al obispo de Córdoba le fue entregada la patente que acredita el nombramiento de San Juan de Ávila como hijo adoptivo de Montilla y junto al alcalde, colocó sobre las reliquias del Santo la medalla de oro de la ciudad. Apertura de la Puerta Santa Tras la proyección del audiovisual y holograma confeccionados para este Jubileo, los asistentes se trasladaron hasta la Basílica Pontificia junto a las reliquias del Maestro, para proceder a la apertura de la Puerta Santa, inaugurando así el Año jubilar. Durante su homilía, el Cardenal Beniamino Stella aseguró que San Juan de Ávila encarna las claves para la evangelización que el Papa propone en su exhortación apostólica Evangelii Gaudium y abundó en la figura del Apóstol de Andalucía como un «modelo ejemplar de discípulo misionero que nos anima a amar a nuestra gente“. Además, el prefecto de la Congregación para el Clero, considera al Doctor de la Iglesia “un pujante estímulo de caridad pastoral “, por lo que llamó al clero secular de Córdoba y los seminaristas a dirigir su mirada a él como «el Buen Pastor para imitarlo, amar a las ovejas y cuidarlas“. Tras las palabras del Cardenal, Mons. Demetrio Fernández cerró el acto recordando que «se abren las puerta del año jubilar a la paz, el perdón y la misericordia“. Frutos del Año jubilar De esta forma, comienza un nuevo año de gracia en Montilla para el que la ciudad se ha preparado con especial esmero habilitando todos los espacios relacionados con la vida del Maestro para acoger peregrinos a través del proyecto cultural Vitis Dei. Asimismo, ya están previstas una serie de visitas y actividades. En el mes de abril, seminaristas de toda Europa procedentes del Camino Neocatecumenal visitarán al Patrón del Clero Secular Español; y en mayo, el día 10, el Cardenal Luis Ladaria, Prefecto para la Congregación para Doctrina de la Fe, y el Nuncio de Su Santidad en España, Mons. Renzo Fratini presidirán la festividad de San Juan de Ávila. Una fiesta que congrega a todo el clero cordobés. Además, como novedad, la fiesta estará precedida por una Novena que oficiarán cada día los Obispos del Sur. Asimismo, a diferencia de los años anteriores, la festividad no concluirá con el encuentro sacerdotal y la misa en la Basílica, sino que por la tarde con ocasión del 450 aniversario de la muerte del Maestro, habrá una función solemne presida por Mons. Demetrio Fernández, obispo de Córdoba, y tras ella, una procesión extraordinaria con la imagen de San Juan de Ávila y sus reliquias. En otro orden de cosas, este Jubileo traerá consigo una segunda edición del Congreso Internacional sobre San Juan de Ávila, del 21 al 23 de noviembre, donde participarán Mons. Angelo Amato, SBD, Prefecto Emérito de la Congregación para las Causas de los Santos; Mons. Rino Fisichella, Presidente del Pontificio Consejo para la promoción de la Nueva Evangelización; o el padre Arturo Sosa, General de la Compañía de Jesús; entre otros.