galvezalcaide.com
Las cosas de la religión
Cuando la tía nos hablaba de las cosas de la religión, en el plano de su pietismo familiar, casero, siempre nos decía: —Nuestro Señor, pobrecito… Se refería, claro, a Nuestro Señor Jesucristo…