galvezalcaide.com
Desnuda en plena calle
Quedó absolutamente desnuda. No tenía reloj, ni pulseras, ni oros ni platas pendiendo de su cuello. Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 129).