galvezalcaide.com
Como ositos de peluche
Las risas y los juegos giraron por toda la vivienda como ositos de peluche ensalzados, apretados. Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 104).