galvezalcaide.com
Más pelo
La muchacha lo cubrió, le secó el pelo con ágiles y rápidas sacudidas. No dejó ni un minúsculo rincón de su piel sin sus manos desbordadas por los pliegues de la toalla. —¿Serás? —preguntó Magdalen…