galvezalcaide.com
Palabras sinceras
—Pues claro, mi niño, porque me gustas. Esas palabras sinceras tuvieron la contundencia de una pesada losa. Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 70).