galvezalcaide.com
Una declaración de amor
Luego se secó con una toalla algo tiesa que le raspó la piel. Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 52).