galvezalcaide.com
Larga enfermedad
—Mírame los labios —dijo Magdalena—, los tengo cocidos, llagados. Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 43).