galvezalcaide.com
Siempre con su manta
A Salvador, liado en su manta, sólo se le veía la cabeza, que parecía un rastrojo de barba y pelambrera. Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 28).