galvezalcaide.com
Orines y vivienda
De nuevo se enclaustró en su vivienda, sobrecogido, tembloroso, cada día más pálido y huidizo. Fragmento perteneciente a la novela titulada El solitario (pág. 26).