galvezalcaide.com
En un permiso
Diecinueve años de edad se apilaban en las manos del buscador de joyas. Fragmento perteneciente al relato titulado «Entre dos besos», del libro Cuentos agrios (pág. 125).