galvezalcaide.com
La voz de Dios
Recuerda que eres de polvo y que por ello te escuecen los ojos y las manos heridas Fragmento perteneciente al relato titulado «La confesión» , del libro Cuentos agrios (pág. 33).