galvezalcaide.com
Interrogantes
Nadie, por lo menos en este pueblo, se merece la vida. Fragmento perteneciente al relato titulado «La confesión» , del libro Cuentos agrios (pág. 32).