galvezalcaide.com
Morir de pena
Llegaron a tener el cerebro tan caliente que incluso sin el corazón en su pecho, consiguieron recordar la sonrisa de un ataúd de cristal. Fragmento perteneciente a UNA NIÑA PERDIDA EN EL MAR. RELAT…