galvezalcaide.com
De retirada
Los camareros, al final de su briega, respiran el aire fresco del ciprés Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 165).