galvezalcaide.com
Alma y cuerpo
Allá va el coche fúnebre, seguido de un tropel de automóviles. Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 136).