galvezalcaide.com
Continúan los pasos del camino
Nadie la escucha, ni siquiera le dedican una mirada fugaz. Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 63).