galvezalcaide.com
La furia de una tormenta
Todo el pueblo estaba impregnado de la fragancia de muchos cipreses. Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 60).