galvezalcaide.com
Inesperada vergüenza
Se quedó desamparada. Los gorriones cantaban coplas desenfadadas a su lado. Texto perteneciente a la novela titulada EL PASEO DE LOS CARACOLES (pág. 35).