galvezalcaide.com
Recuerdos de una secta
El camillero, con los músculos muy tensos, arrancó el coche y salió despacio. Fragmento perteneciente al relato titulado «El acoso» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 106).