galvezalcaide.com
Un borracho
A veces deslizaba los brazos y las piernas, como si pretendiera incorporarse. Fragmento perteneciente al relato titulado «Cosa de tres» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 96).