galvezalcaide.com
Aferrarse a la confianza
Me acerqué a la puerta del dormitorio, más muerto que vivo. Fragmento perteneciente al relato titulado «Síntomas» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 77).