galvezalcaide.com
Sin vuelta atrás
Sus ojos cansados, casi cerrados, se agrietan. Fragmento perteneciente al relato titulado «El fragor de la sangre» , del libro TRENZADO DE HOMICIDAS (pág. 28).