galvezalcaide.com
Y se le seguían yendo los ojos…(4)
Pero no. A medida que pasaban las horas iban tomando cuerpo las fantasías que orquestaba mi cabeza. Texto perteneciente a la novela titulada CALIENTE (pág. 12-13 ).