emilioelmago.com
El segundo se perpetuo
Sus ojos verdes me miraron del otro lado de la calle, rápidamente me di cuenta del segundo eterno que comenzaba a andar. Por lo menos un metro setenta y cinco, caminó con su chaqueta enrollada en sus brazos y una mochila calzada, su pinta de gringa se notaba todo el rato, pasó por mi…