ultramarinos.co
Salvaje: ese desgraciado chihuahuense al que le duele fumarse un blunt
Ser un “desgraciado” no es para cualquiera, y no me refiero a la figura del desgraciado tradicional en la que se le señala como un gandalla, sino aquel al que la vida no le ha sonreído tanto como a otros; al que en serio le han sido breves y contados los episodios gratos que lo ...