samirissa.com
Palabras que matan
Eliot se encontraba arrodillado con las manos atadas en la espalda. Era de noche, llovía intensamente y el barco navegaba hacia ningún rumbo. El comandante lo apuntaba con un revolver, mientras voc...