revistasandia.com
Unknown Mortal Orchestra
El hombre entra -y aunque esta bien acompañado-, los ojos se posan en él. El hombre agarra con tranquila firmeza a su exótica compañera roja y se la cuelga a media asta. Algunos audaces, que pueden evadir los lasers, perfuman el aire.
Tomás Verduga & Manuela Uribe