revistasandia.com
Debés estar lo suficientemente bien como para darte el lujo de estar triste
Un delirio de proporciones conejicas.
Nicolás Pedretti