reinafloraviajes.com
Masca, el secreto mejor guardado de Tenerife | RF viajes
La isla de Tenerife no deja de sorprendernos. Preciosos pueblos, manjares delicioso que degustar o rutas de senderismo con paisajes de ensueño. Son tantos los planes que ofrece esta pequeña isla de las Islas Canarias que una semana os sabrá a poco. Uno de esos lugares imprescindibles qué ver en Tenerife y que provocará un flechazo en vuestros corazones es Masca, pequeña pero matona. Masca, el secreto del Macizo de Teno Efectivamente, como habréis adivinado, Masca se sitúa en el hermoso parque rural del Macizo de Teno, a 750 metros sobre el nivel del mar. Valles profundos, abruptos acantilados, vegetación abundante y un paisaje que vuelve beato al más ateo. Su acceso es complicado, desde Santiago de Teide o Buenavista del Norte, una carretera de curvas sinuosas serpentea por el Macizo del Teno de forma elegante. Merece la pena descender su hipnotizante carretera, dejarse llevar por el embrujo de sus vistas. A lo largo del trayecto varios miradores como el del Cherfe muestran la belleza del lugar. El azul del Océano Atlántico de fondo, las montañas verdes y el aire puro de la isla te envuelven en un mar de sensaciones. Paz, es lo que se respira. Tras varias paradas técnicas, echar el coche a un lado, dejar pasar a los autobuses que a duras penas pueden tomar las curvas, consigues llegar al pequeño pueblo de Masca. Calles empedradas, una tienda de souvenirs y restaurantes con el agradable aroma de la comida recién hecha. Una pequeña iglesia y cuestas empinadas que te animan a continuar investigando Masca. En mitad del valle te sientes pequeño, insignificante. La belleza del lugar te abruma es irremediable. No eres tú, es que Masca causa un súbito síndrome de Stendhal, de los que muy pocos se pueden salvar. Y ahora ya sabéis ¡Sigamos viajando! Relacionado
reinafl1