pilarportocarrero.com
Desnúdame... - Pilar Portocarrero
Desnúdame, pero no me quites la ropa, ten el coraje de ir más allá… Mira mis ojos y dime si te ves reflejado en mis pupilas, o si el celaje de la tristeza tiñe mi mirada. No tengas miedo de seguir observando, y si descubres algunas lágrimas no te sientas culpable, es la soledad de no tenerte junto a mí. El anhelo de querer compartir tus horas y disfrutar tu sonrisa, pero al mirar mi sombra me doy cuenta que tu lugar no es a mi lado. Que tú necesitas volar, disfrutar de otros besos, otro olor; ser un gitano del amor sin un lugar estable, y hacer tu campamento donde te sorprenda la pasión, sin importar un nombre o los sentimientos, solo el deseo de disfrutar lo que venga con libertad y sin compromisos. Desnuda mi mente y dime qué encuentras, no te sorprendas por los secretos que escondo. No soy un ángel ni un demonio; soy una mujer llena de defectos y debilidades que a veces me avergüenza, y que trato de ocultar bajo muchas fachadas para que nadie sepa dónde golpearme, y cuál es la entrada para atacar desde adentro y sin misericordia. Desnuda mi corazón y no huyas si escuchas que grita tu nombre. Ahí no hay mentiras… Ahí no hay fronteras… Ahí no hay límites… Ahí no hay imposiciones… Mi corazón solo siente y palpita al ritmo de mis sentimientos. A veces golpea lento como los días de verano cuando el sol calienta tan fuerte que parece adormecer el tiempo. Y a veces me duele el pecho de tanto que bombea tan solo por repetir tu nombre. Tiene tanto poder dentro de mí que cada letra está tallada en mi piel con tinta indeleble, recordándome que mi libertad es solo una utopía, y que estoy atada a tu cintura por el tiempo que me quede de vida. Desnuda mi alma y no te asustes por las historias que encontrarás, soy una viajera de la vida que carga una mochila con dolor, esperanzas marchitas, ilusiones que se quedaron a la vuelta de la esquina, pero en donde también sigue ardiendo una hoguera que da calor a mis noches de invierno, y me alumbra cuando me acorrala la oscuridad. Desnúdame despacio, y mírame con tus lindos ojos verdes. Si te gusta lo que hay detrás de mi piel, toma mi mano y camina conmigo por las estrellas. Te invito a mirar la vida a través de mis ojos, y a que sientas la vida con el corazón de un niño donde solo hay el deseo de vivir, disfrutar y sentir sin pensar en el mañana. Porque el aquí y ahora es suficiente para ser felices y amar con la misma intensidad de un jovenzuelo que recién descubre las delicias del amor. Pilar“Soñar es solo el principio”