paginasarabes.com
El Profeta y la hospitalidad – Cuento Sufí
A la vista de esta efusión, el profeta lo tomó en sus brazos y lo calmó. Abrió los ojos de su alma.