nuncamasamilado.com
Tengo lágrimas en los ojos justo ahora y el recuerdo de dos dedos posándose en mi vagina
Solían aprovechar los momentos en que quedaba sola, que eran prácticamente todas las tardes. Quien estuviese en casa lo hacía. En la cama, en el baño o en el mueble. Para ellos era placer. Para mí …